“Es mi error, lo siento”: Mark Zuckerberg sobre Facebook y Cambridge Analytica

Ante las comisiones de Justicia y de Comercio del Senado de EEUU, Mark Zuckerberg admitió que Facebook no ha hecho lo suficiente para proteger la privacidad de sus usuarios

Mark Zuckerberg, fundador y presidente del gigante de las redes sociales a nivel mundial Facebook, compareció ante el Congreso de Estados Unidos, donde -este martes 10 de marzo- asumió la responsabilidad total por los errores de la empresa que comprometieron los datos personales de casi 90 millones de usuarios.

Ante las comisiones de Justicia y de Comercio del Senado, el empresario de 33 años de edad admitió que no pudo hacer lo suficiente para evitar que la plataforma digital fuera empleada con fines maliciosos, principalmente, por la consultora británica Cambridge Analytica con fines políticos a nivel global.

“Eso incluye noticias falsas, interferencia foránea en elecciones, palabras de odio, así como desarrolladores de programas y privacidad de datos”, dijo el joven que creó la famosa red social dentro de su dormitorio en la Universidad de Harvard, hace aproximadamente 14 años.

La principal preocupación de la opinión pública en la Unión Americana es el mecanismo utilizado por Cambridge Analytica para acceder a la información personal de casi 90 millones de usuarios estadounidenses, en el contexto de la campaña electoral antes de las elecciones presidenciales de 2016.

“No asumimos una visión suficientemente amplia de nuestra responsabilidad y eso fue un gran error. Fue mi error y lo siento. Yo empecé Facebook, yo lo dirijo y soy responsable por lo que pase”, dijo ante una nube de fotógrafos, camarógrafos y periodistas que cubrieron su comparecencia.

Zuckerberg fue blanco de duras palabras por parte de los senadores estadounidense. El presidente de la Comisión de Justicia, Chuck Grassley, señaló. “Los usuarios merecen saber cómo su información es compartida y protegida”; mientras que el presidente de la Comisión de Comercio, John Thune, lo cuestionó sobre cómo Facebook iba a encarar “significativas preocupaciones sobre el papel de la democracia, los malos actores y la privacidad de los usuarios”.

Ante tales cuestionamientos, reconoció que no es suficiente que los dos mil millones de usuarios a nivel mundial tengan herramientas para conectarse entre sí, ya que “no basta con darle a la gente una voz, tenemos que asegurarnos que no lo estén usando para perjudicar a otras personas o propaguen desinformación”, agregó.

Reino Unido investiga a Facebook, habría ayudado a Trump a ganar las elecciones