Por violencia, empresa minera canadiense reduce sus operaciones en México

Uno de los mayores productores de plata a nivel mundial, Pan American Silver Corp, decidió reducir sus actividades en la mina Dolores, en Chihuahua, ante la inseguridad

Pan American Silver Corp, empresa minera canadiense, se sumó -este lunes 28 de mayo- a la lista de compañías que han decidido reducir sus operaciones en México debido a la creciente oleada de violencia y presencia del crimen organizado; esta medida se produjo debido al peligro que corren sus trabajadores y proveedores en las carreteras que conducen a la mina Dolores.

La minera con sede en la ciudad canadiense de Vancouver informó -mediante un comunicado de prensa- que mantendrá solamente en los niveles necesarios a personal en su mina de plata a cielo abierto, la cual está ubicada en el estado de Chihuahua; con el objetivo de mantener la seguridad del lugar y para desempeñar sus reducidas actividades operativas.

“Hemos determinado que el curso de acción prudente es suspender los movimientos de personal hacia y desde la mina hasta que las carreteras sean seguras para nuestros empleados”, señaló el presidente de Pan American Silver Corp, Michael Steinmann.

Poco después de que se conociera su determinación, las acciones de una de las mayores empresas productoras de plata en el mundo perdieron más de 5.0% de su valor, en las operaciones llevadas a cabo este día por la mañana.

La reducción de las actividades productivas de la compañía minera canadiense coincide con medidas similares adoptadas por otra firmas, que también optaron por recortar su operaciones en México ante la ola de violencia generada por grupos del crimen organizado. Los asesinatos han alcanzado niveles nunca antes vistos en el país.

Recientemente, Coca-Cola FEMSA -que es el mayor embotellador de dicha bebida alrededor del mundo- cerró indefinidamente su centro de distribución en Ciudad Altamirano, Guerrero, donde trabajan más de 160 personas debido al “hostigamiento de los grupos delincuenciales”.

Durante los últimos meses, los robos a trenes y camiones de carga se ha disparado en México; donde los asaltantes usan cada vez métodos más sofisticados a lo largo de la red nacional de vías férreas y carreteras. Ante los más de tres mil robos registrados en 2017, algunos transportistas han tomado la decisión de contratar a guardias armados para que escolten sus cargas.

Apenas la semana pasada, Grupo México reportó que en los últimos dos meses ha registrado pérdidas por 312 millones de pesos, tras el descarrilamiento de siete de sus trenes como consecuencia de sabotajes en la vía que conecta a la Ciudad de México con el puerto de Veracruz.

Atraviesa México por coyuntura crítica en derechos humanos: CNDH