Entre chismes y campanas 26 de julio

“Por amor a Querétaro” es el eslogan que está usando Marcos Aguilar para promover-se en este, gracias a Dios, su último informe de gobierno.

Seguramente pensará que entregando un informe “bonito”, la ciudadanía podrá olvidar la imagen negativa que deja; quizá esté pensando que con una frase publicitaria “bonita” podrá iniciar el camino hacia su tan mencionado (por él mismo) cuarto sueño…

Difícil se ve que alguien que deja tan defraudados a muchos sectores de la sociedad pueda, a partir de un ‘Por amor por Querétaro’, borrar tanta acción aberrante, errónea y opaca.

¿Podría el aún alcalde Aguilar Vega responder sinceramente a qué se refiere con ‘Amor por Querétaro’?

¿Amor por Querétaro fue cambiar un servicio de recolección de basura que funcionaba a la perfección por una concesión que no da el ancho?

¿Amor por Querétaro son los miles y miles de litros de pintura en las calles para presumir que puso ciclovías… aunque no se usen?

¿Amor por Querétaro es instalar semáforos ‘inteligentes’ hasta donde no se necesitaban y crear caos vial?

¿Amor por Querétaro es haber pagado a la empresa Tax Company S.C. cerca de 40 millones de pesos por el estudio ‘Levantamiento del contexto urbano y rural del Municipio de Querétaro’, para actualizar el padrón catastral y fortalecer la recaudación fiscal inmobiliaria; y que tras un auditoría, la ESFE haya determinado que el padrón no fue actualizado, que no se hizo el levantamiento rural acordado y que hubo pagos previos a la entrega de resultados?

…Y así podríamos seguir citando muchos más ‘Por amor a Querétaro’… muestras de cariño que a lo que llevan es a comprobar que ¡hay amores que matan!, como este de Marcos Aguilar…