Entre chismes y campanas 1 de agosto

Ayer rindió su último informe de gobierno el alcalde Aguilar Vega, sin evento ciudadano… ¿que fue para ahorrar? ¡Ajá! ¿Y que pensó el diputado federal electo: estos burros ya me creyeron? ¡Pues no!

En realidad alguien con un ego tan desmedido, difícilmente se expondría al abucheo masivo del respetable público… a ese abucheo que se oyó en el concierto de las Pandoras cuando una de ellas inocentemente dijo su nombre ¡Fiel reflejo de la realidad que sembró!

Muchas son las voces que reclaman tanto dispendio para promoverse, tantos gastos innecesarios, camionetas blindadas que dijo que no traería…

¿Qué solo contrató espectaculares y redes sociales? ¡Mmmm! ¿Y los cines apá? ¿Qué, esos se los regalaron? Veremos cómo le compone… porque como dice una cosa, acaba aceptando lo contrario (por ejemplo… una diputación plurinominal).

Fue tan incongruente y polémica su administración que causó tanta animadversión en la sociedad; pero nunca falta quien salga -de su ronco pecho- a defender lo indefendible, haciendo menudos comentarios de apoyo a una muy pobre gestión opaca, soberbia y con pocos resultados.

Seguramente hubo cosas buenas, pero quienes determinan al final si fue buena o mala una gestión, son los gobernados… y estos, han expresado una y otra vez su rechazo a Aguilar Vega. Decir lo contrario es estar cegado a una realidad incuestionable, es pretender engañar -o engañarse- aplaudiendo un proyecto de gobierno fallido.

¿O serán únicamente los beneficiados con alguna chamba quienes defienden como fiel espadachín al alcalde? ¡Que si pagó la deuda, que si las obras, que si el pavimento, etc.! ¿Si todo eso bueno fuera tan bueno, por qué está tan enojada y decepcionada la ciudadanía?

¿Qué se ahorró con la concesión de basura? A costa de un muy mal servicio… ¡mal negocio! ¿O buen negocio? Mmmm…

¿Que si está pavimentado? Contratando empresas señaladas por la ESFE por contratos a modo en otros municipios… ¿eso es amor por Querétaro? Mmmm…

Pero como en todo, no hay fecha que no se cumpla… y Marcos llega al final de su mandato, dejando una gran deuda (y no económica), más bien con todos aquellos que confiaron en él y ¡hoy están totalmente decepcionados!

¿Un informe con austeridad republicana, muy al estilo Morenista? ¿Será una señal? ¿Estará haciendo ojitos? Con Marcos nada es gratis, nada es casualidad.

¡Al tiempo!