Muerte de Jamal Khashoggi fue un asesinato planeado: presidente de Turquía

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, exigió hoy que los 18 agentes sauditas que participaron en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi sean entregados a las autoridades turcas

Con la comunidad internacional a la expectativa sobre el misterio de la muerte del periodista saudita Jamal Khashoggi, quien perdió la vida dentro del consulado de Arabia Saudita en Estambul; el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, afirmó -este martes 23 de octubre- que el fallecimiento del informador se trató de un homicidio premeditado; y aseguró que cuenta con una fuerte evidencia acerca de una planeación.

Durante una reunión con parlamentarios del Partido de Justicia y Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco), el mandatario del país euroasiático enfatizó que el hecho se trató de “un brutal asesinato”, de acuerdo con toda la evidencia que se ha podido recopilar.

El gobernante turco cumplió así con su promesa de revelar toda la verdad sobre este caso, que ha generado una crisis diplomática sin precedentes entre la monarquía absoluta saudita y Occidente, cuyas potencias han exigido una investigación transparente acerca de lo sucedido dentro de la legación consular del país árabe en territorio turco.

Las investigaciones llevadas a cabo por Ankara han demostrado que no fue uno solo sino dos los equipos sauditas, que perpetraron el crimen ocurrido el pasado 2 de octubre. Según la versión oficial sostenida por el reino árabe, el fallecimiento del informador sucedió en medio de una pelea que tuvo lugar dentro de su consulado en Estambul.

Fue el 1 de octubre pasado, cuando llegó el primer equipo integrado por tres personas, quienes recorrieron las inmediaciones del Bosque de Belgrado y la provincia de Yalova, ubicada al noroeste de la nación euroasiática.

Posteriormente, el 2 de octubre pasado, arribó el segundo equipo compuesto por 15 personas, algunas de ellas funcionarios sauditas y acudieron al consulado de la nación árabe mientras Jamal Khashoggi se encontraba dentro del inmueble diplomático.

En el marco de su discurso, el presidente de Turquía exigió que los 18 agentes sauditas -los cuales ya han sido capturados por las fuerzas de seguridad de la monarquía absoluta- sean entregados a las autoridades judiciales turcas.

A lo largo de su intervención, Erdogan se mostró deferente con el rey Salman Bin Abdulaziz y no mencionó al príncipe heredero Mohammed Bin Salman, quien presuntamente tuvoi alguna participación en estos acontecimientos.

Indicó que los servicios de seguridad de Turquía cuentan con evidencias de que se trató de un asesinato planeado, en el cual Ankara y el resto del mundo solamente estarán satisfechos cuando todos los responsables sean llevados ante la justicia.

Agregó que Riad todavía debe aclarar quién se hizo cargo del cuerpo del periodista saudita, quien había demandado una apertura política en su país natal antes de exiliarse en Estados Unidos, donde fue columnista del diario The Washington Post. Explicó que la monarquía absoluta ha dado diferentes versiones de lo sucedido y los motivos por lo que no comenzó una investigación de inmediato.

Arabia Saudita niega responsabilidad en asesinato de periodista Khashoggi