Entre chismes y campanas 24 de octubre

El alcalde de Querétaro, Luis Bernardo Nava Guerrero, explicó que la pasada administración tiene como plazo tres semanas para solventar las observaciones que realizaron como parte del proceso de entrega-recepción; lapso que -aseguró- empezó a contar a partir del pasado lunes 22 de octubre.

“Una vez terminado este periodo nosotros les daremos a conocer cuál es el saldo final, digamos, sobre todas las observaciones que nosotros hicimos. Son tres semanas a partir de ayer”, declaró.

Por otro lado, apuntó que la Entidad Superior de Fiscalización del Estado (ESFE) será la encargada de revisar y determinar las condiciones en las que fue otorgado –en la pasada administración- el contrato de arrendamiento para la instalación de luminarias con tecnología tipo LED.

“Es un contrato de largo plazo. El contrato prácticamente se liquida en la administración pasada; entiendo que quedó un pequeño remanente nada más del monto total del contrato. Sin duda, es uno de los contratos más grandes de la administración (…)”.

El pasado mes de agosto, Códigoqro publicó que la administración capitalina tenía pendiente el pago de 51.8 millones de pesos relativo al contrato de arrendamiento e instalación de luminarias de LED y mobiliario de iluminación, hasta por 10 años, a la empresa PANAVI S.A. de C.V en asociación con LÁMPARAS AHORRADORAS DE ESTADO SÓLIDO S.A. de C.V. El contrato suscrito fue por un importe total de 614 millones 235 mil 236.80 pesos.

De hecho -en rueda de prensa- el entonces secretario de Finanzas, Rubén Álvarez Lacuma, subrayó que dicho monto sería liquidado en este ejercicio fiscal y que ese dinero se encontraba en una “cuenta mandatada”.

“No es deuda. No se heredaría. Están los recursos financieros disponibles en una cuenta mandatada. Si el proveedor nos entrega las garantías correspondiente, mañana mismo las pagamos. Están los dineros que prácticamente amparan el pago de la obligación”, apuntó.

Y aseveró que la administración realizó “pagos anticipados”, durante los ejercicios fiscales de 2015, 2017 y 2018, que en suma equivalían a 572 millones 187 mil 846.74 pesos.

Álvarez Lacuma aseguró que gracias a dichos anticipos, el gobierno municipal ya no pagaría 400 millones de pesos de interés, sino entre 8 y 10 millones de pesos por este concepto.