EU evacuará a connacionales de crucero japonés en cuarentena

Con alrededor de 3,400 pasajeros y tripulación a bordo, el crucero ha sido etiquetado como “el sitio del mayor brote del nuevo coronavirus fuera de China”

El gobierno de Estados Unidos evacuará a los ciudadanos estadounidenses y sus familias que se encuentran en el crucero Diamond Princess, puesto en cuarentena en el puerto de Yokohama, al sur de Tokio, en medio del aumento de los casos de pasajeros contagiados con el COVID-19.

El periódico The Wall Street Journal informó el viernes que el Departamento de Estado de Estados Unidos enviará dos aviones para repatriar a unos 380 estadounidenses a bordo del crucero.

El artículo citaba a un funcionario de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, que dijo que a las personas que no muestren síntomas, como fiebre y tos, se les ofrecerán asientos en los aviones que llegarán a los Estados Unidos el próximo domingo.

“Nuestro objetivo principal es garantizar el bienestar y la seguridad de todos los ciudadanos estadounidenses involucrados”, dijo el funcionario, destacó la agencia Kyodo.

El crucero Diamond Princess, con alrededor de 3,400 pasajeros y tripulación a bordo, fue puesto en cuarentena durante dos semanas en el puerto de Yokohama después de que un pasajero que desembarcó en Hong Kong fue infectado con COVID-19, el nuevo coronavirus causante de neumonía.

El número de casos confirmados de infección aumentó a 218 en el barco, asustando a los pasajeros y a la tripulación a quienes se les pidió que permanecieran en el crucero hasta el próximo miércoles, cuando finaliza el período de monitoreo.

Tanto los pasajeros como la tripulación se han quejado por el deterioro de las condiciones sanitarias, incluidos los servicios de limpieza y las sábanas que no se han cambiado durante días. Algunos también se han quejado de estar encerrados en cuartos sin ventanas.

El crucero ha sido etiquetado como “el sitio del mayor brote del nuevo coronavirus fuera de China”.

Francia registra la primera muerte por COVID-19 en Europa