Aretado de ganado autorizado, la diferencia entre lo lícito y lo ilícito

Alejandro Ugalde Tinoco y Carl Heinz Dobler Mehner aseguraron que no cuentan con estadísticas sobre casos de animales detectados con aretes apócrifos o no autorizados; sin embargo, resaltaron que el aretado de ganado permite, además de su identificación, conocer su rastreabilidad y trazabilidad

Adquirir aretes identificadores para ganado parece una tarea sencilla, pues en redes sociales y plataformas de comercio por Internet existe variedad de ofertas de este producto. No obstante, funcionarios y líderes del sector ganadero en Querétaro piden a los productores evitar la compra de estos artículos en lugares que, como los mencionados, no son los autorizados, ya que los animales que los porten o no durante su traslado, pueden ser retenidos y sus propietarios llevados ante la autoridad por la posible comisión del delito de robo de ganado.

“En el momento que le hagan la parada para identificar sus animales y no los pueda identificar, corre el riesgo de que se los tengan que detener en cualquier parte, de fiscalías de todo el país, o que los regresen al lugar de donde los movilizó, que eso es en el mejor de los casos. Por eso, yo le recomendaría a la gente que no utilice aretes que son apócrifos, que no son emitidos por el Sistema Único de Identificación”, dijo el presidente de la Unión Ganadera Regional de Querétaro (UGRQ), Alejandro Ugalde Tinoco, quien, incluso, comparó la producción de aretes apócrifos con la clonación de placas de automóviles.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedea), Carl Heinz Dobler Mehner, agregó: “Lo que nosotros promovemos es que el ganadero compre los que son oficiales, los que tienen el contra-arete y los que tienen el pequeño arete de identificación para corroborar que esté bien, o sea, ellos se deben abstener de estar comprando esos aretes; no se trata de comprar aretes baratos, sino se trata que compres los aretes que realmente te corresponden”.

Ugalde Tinoco y Dobler Mehner mencionaron que no cuentan con estadísticas sobre casos de animales detectados con aretes apócrifos o no autorizados; sin embargo, resaltaron que el aretado de ganado permite, además su identificación, conocer su rastreabilidad y trazabilidad; conceptos que, de acuerdo con la “Ley Federal de Sanidad Animal”, tienen que ver con la determinación del origen de un problema zoosanitario y su posible diseminación, así como con los procesos relacionados con el nacimiento, crianza, engorda, reproducción, sacrificio, procesamiento de un animal y los productos de uso en animales o de consumo por estos.

Del herrado a los aretes

De acuerdo con el presidente de la UGRQ, la identificación de animales es una tarea que le corresponde al Sistema Nacional de Identificación Individual de Ganado (Siniiga), que se coordina a través de las uniones ganaderas y, a su vez, con las asociaciones y direcciones de desarrollo agropecuario de los municipios. Precisó que se trata de un esquema desarrollado e implementado por el gobierno federal.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), en el documento “Prácticas de identificación animal”, enlista diferentes medios para la identificación -cada uno con características particulares- los cuales son el herrado, tatuajes, radiofaros y aretes; de entre estas opciones, resalta a estos últimos como los más populares y confiables por el avance tecnológico.

El secretario de Desarrollo Agropecuario informó que, hasta diciembre de 2019, de las casi 510 mil especies que conforman el inventario ganadero queretano -entre bovinos, ovinos, caprinos y colmenas-, 262 mil 788 están aretadas, es decir, poco más del 50 por ciento. Tan solo en los bovinos, destacó el titular de la UGRQ por su parte, el avance es de casi el 85 por ciento.

La FAO señala que los aretes con código de barras tienen un costo “razonable” en comparación con los otros medios. Al respecto, Alejandro Ugalde precisó que en Querétaro su precio es de 30 pesos por cada uno e, incluso, el costo puede elevarse 20 pesos más, con lo que se cubre la cuota del aretador.

“El aretar, al día de hoy, un animal, sale en promedio de 50 pesos. (…) Tiene que ser una persona que esté autorizada por parte del Siniiga. Se da un curso de inducción, los capacitamos por parte de la Unión Ganadera, porque ahí tenemos la ventanilla única del Siniiga, entonces, ahí capacitamos a la gente y hay dos modalidades: una, a un técnico aretador; o puede ser el mismo productor que nosotros lo capacitemos y que esté aretando su propio ganado, y esto evita que pague los 20 pesos del técnico”, detalló.

Impulsan reproducción de ganado suizo en el municipio de San Joaquín