Ingeniero estructural de la UAQ gana premio internacional en diseño de edificios

Noé Díaz Briceño, egresado de la Maestría en Ciencias de la Facultad de Ingeniería de la UAQ, obtuvo el primer lugar en el segundo concurso internacional sobre optimización de diseño de edificios

Orgullo para la Facultad de Ingeniería es Noé Díaz Briceño, egresado de la Maestría en Ciencias con línea terminal en Estructuras, quien logró el primer lugar del Segundo Concurso Internacional “Asharf Habibullah” sobre optimización de diseño de edificios, organizado por la empresa Computers & Structures Inc. (CSI) Latinoamérica.

CSI es una empresa pionera a nivel internacional en el desarrollo de software como SAP2000, ETABS y SAFE, utilizados para el análisis y diseño de estructuras de todos tipos, tanto de edificios como puentes, muros de contención, presas y otro tipo de obras civiles; fue fundada en California, Estados Unidos, por el ingeniero Asharf Habibullah, de allí el nombre del certamen.

Para este concurso se registraron 150 ingenieros de toda Latinoamérica, en su mayoría, principalmente de México, Venezuela, Perú, Colombia, República Dominicana y Bolivia, de los cuales solo 30 llegaron a la final. El concurso consistió en eficientar en términos de materiales y costos un modelo de edificio de concreto reforzado de siete niveles con características irregulares, usando uno de los softwares de CSI.

El concurso se enfocó en realizar un modelo de estructura ligera, segura y económica, cumpliendo con los estándares de seguridad de Estados Unidos y la norma norteamericana del American Concrete Institute. La prueba consistió en un análisis sismorresistente, es decir, sometieron su estructura a un sismo y ésta debía resistir bajo los criterios establecidos.

“El 80 por ciento del tiempo lo dediqué a leer y entender la norma estadounidense, ese fue el desafío más grande. Empecé a trabajar en mi modelo en el programa ETABS: primero hice un edificio muy pesado para tener resistencia y rigidez; una vez que vi que mi edificio súper pesado soportaba las cargas, fui quitando resistencia hasta que llegó un punto en el que estaba al límite de lo necesario para resistir mis cargas”, señaló.

Noé Díaz se graduó con mención honorífica gracias a su tesis “Análisis aerolástico de un edificio de geometría irregular a través de interacción fluido-estructura por medio de transferencia de presiones”, que contó con la asesoría de Moisés Horta Rangel como director, el Dr. Jesús Baldés (de la Universidad de Guanajuato) como subdirector, y como sinodales los doctores Miguel Ángel Pérez Lara, Moisés Arroyo y Luz Pérez Rea.

Para llevar a cabo este trabajo de investigación combinó distintos softwares (SAP2000 de CSI y Robot Structural Analysis Proffesional de Autodesk) para poder someter su modelo estructural a presiones de viento variantes en función del tiempo para interactuar con las deformaciones del edificio. “Cuando un edificio tiene una altura considerable las presiones del viento se vuelven muy críticas, lo que puede ocasionar movimientos en la estructura y que las personas lleguen a sentir incomodidad; como ingenieros estructurales nuestro objetivo es realizar estructuras seguras para los usuarios”, indicó.

El universitario destacó que “en la Facultad de Ingeniería UAQ hay doctores muy bien preparados. Agradezco a la Universidad que me apoyó con una beca institucional y también mi beca Conacyt con la que pude estudiar la maestría y pude capacitarme como ingeniero estructural, esto me permitió conseguir un trabajo aquí en Querétaro en el cual me he desempeñado, además de llegar a obtener este reconocimiento internacional”, expresó.

UAQ suspende clases en bachillerato y licenciatura