Se usan tendederos universitarios por desconfianza hacia autoridades: activistas

Activistas queretanas consideraron que las autoridades deben dar seguimiento a todos los casos de violencia y acoso que se denuncien por medio de tendederos universitarios

La situación de violencia y acoso que ahora se evidencia a través de  los tendederos en las universidades no son casos aislados, sino una práctica que se comete desde hace años, coincidieron las activistas Maricruz Ocampo Guerrero, integrante de Centro Latinoamericano para la Paz, la Cooperación y el Desarrollo (Celapaz) y Alejandra Martínez Galán de la Asociación Queretana de Educación para las Sexualidades (Aquesex).

Ocampo Guerrero destacó que a través de los protocolos, las universidades deben dar seguimiento a todos los casos que se denuncien a través de los tendederos universitarios. 

“La desconfianza hacia las instituciones, en muchos casos, está llevando a las jóvenes a realizar denuncias anónimas no porque no esté bien denunciar anónimamente, sino porque complica la investigación (…) entonces es un tema muy complicado que debe atenderse”.

Recordó que los agresores no comenten los abusos una sola vez, sino que son repetitivos por ello es que se van dan cuenta de que jóvenes que hasta ya se graduaron empiezan a denunciar que a ellas también les ocurrió hace años con la misma persona por eso es que se deben atender todas las denuncias y seguir los protocolos de investigación.

“Debemos ser muy cuidadosos por eso tenemos que hacer las cosas por la vía institucional; yo sé que las jóvenes están muy desalentadas porque no creen que las cosas se están haciendo a la velocidad que ellas quisieran (…) y le exigen a las autoridades universitarias a tomar acciones que no están dentro de su competencia”.

Martínez Galán afirmó que los tendederos universitarios muestran el hartazgo que tienen las estudiantes dentro de las escuelas frente a situaciones de acoso y abuso que se han dado siempre.

“El asunto es que las instituciones educativas han sido omisas ante estos casos dejando en absoluta indefensión a las chicas, entonces los tendederos se han convertido en una herramienta e instrumento de denuncia social que ponen a las autoridades contra la pared justamente para que cumplan lo que no han cumplido que es garantizar a las estudiantes espacios seguros y libres de acoso”.

Tendederos universitarios podrían utilizarse para manipulación: INE