Entre chismes y campanas 17 de abril

Por regiones, intensidad de medidas vs. COVID-19

Que especialistas en varias disciplinas fueron quienes propusieron las acciones de control de la epidemia de COVID-19 en México que serán expuestas -para su formalización- ante el Consejo de Salubridad General, que -además de extender la Jornada Nacional de Sana Distancia al 30 de mayo- contemplan el regionalizar la intensidad de las medidas.

De acuerdo con el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, Hugo López-Gatell, dado que se han presentado distintas intensidades de transmisión en las diferentes zonas geográficas del país, la intención es que 979 municipios de baja o nula transmisión regresen a la normalidad el 17 de mayo, es decir, que estos saldrían anticipadamente de las medidas de mitigación comunitaria.

Ahora bien, las zonas de “alta transmisión” de la enfermedad (463 municipios) y las que colindan con estas (mil 21 municipios) tendrían que esperar hasta el 1 de junio para recuperar sus actividades económicas, sociales y de la vida pública.

Cinco municipios de “alta transmisión”

Según la “Distribución de casos de COVID-19 y municipios vecinos. Abril 16 de 2020”, presentada en la mañanera de ayer, entre las zonas de “alta transmisión” están cinco municipios del estado de Querétaro y seis que son “vecinos de contagios”; los seis restantes aparecen “sin contagios y sin vecindad”.

Baja percepción de inseguridad en la capital

Que en la ciudad de Querétaro disminuyó la percepción de inseguridad de 59.6 por ciento, en diciembre de 2019, a 59.2 por ciento, en marzo de 2020, y se mantiene muy por debajo de la media nacional; de acuerdo con los resultados de la última Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU). Asimismo, la percepción de seguridad aumentó al pasar de 40.4 por ciento, en diciembre de 2019, a 40.8 por ciento, en marzo de 2020.

Además, la percepción de efectividad por parte de las corporaciones de seguridad estatal y municipal, en ambos casos, se elevó; por otro lado, los habitantes de la ciudad consideran que el principal problema que hay son los baches en calles y avenidas; luego, los embotellamientos frecuentes y -en tercer lugar- la inseguridad.