La risa en tiempo de contingencia

Durante la pandemia, hay un equipo de médicos que atienden la salud física de las personas, pero también se encuentran los médicos de la risa, que atienden la salud emocional

Durante la contingencia, más de uno se ha sentido desanimado, con ansiedad, estrés, enojo y tristeza, lo que afecta la salud no solo física sino también emocional, una de las más desatendidas por la población.

A veces se olvida que una sonrisa puede ser curativa para el alma; no obstante, sonreír no es solo flexionar músculos de los extremos de la boca y los ojos, pues en cada sonrisa genuina nos acercamos a las otras personas.

La sonrisa es poderosa, por ello existe la risoterapia que busca producir beneficios mentales y emocionales, y quien mejor lo maneja son los médicos de la risa, quienes por medio de su labor voluntaria llevan carcajadas a hospitales, casas hogar y ahora a las personas que se sienten enclaustradas por el COVID-19.

“Actualmente, no podemos ir a las instituciones, por lo tanto, ideamos un programa que se llama ‘Médico de la risa a un clic’, es decir, te registras en www.risaterapia.org y lo que haces es que invitas a un par de médicos de la risa a tu casa virtualmente, con los que podrás hablar, jugar y así tratar de cambiar el estado de ánimo de las personas que están en el hogar”, explica Raquel Origel, directora general de Risaterapia.

Y agrega: “Con los beneficios de la risa segregas dopamina, endorfinas, y se activa el sistema inmune. Nosotros utilizamos técnicas de la risoterapia para hacer Risaterapia”.

Entre los mitos que rodean a Risaterapia está que solo se visita a niños, pero Raquel señala: “Visitamos niños de cero a 200 años. Es importante resaltar que la actitud, la alegría y el juego no es solo de niños, es de todos los seres humanos, y Risaterapia lo que hace es recordarnos la importancia de tener vivo a nuestro niño interior”.

Dentro de las responsabilidades de los doctores de la risa, además de cantar, contar chistes, jugar, se encuentra escuchar y acompañar en momentos difíciles por la pérdida de un familiar, o bien en la frustración o desesperación en la que se encuentran personas que se han mantenido en sus hogares durante la pandemia. “Nuestra misión es acompañarlos y cambiar un poco su estado de ánimo”.

Con la pandemia, Risaterapia busca nuevas maneras de llegar a quienes los necesitan y para lograr estos objetivos ofrecen cursos de manera virtual por una cuota de recuperación que mantenga a flote a la organización, además de donaciones de quienes se han sabido ayudados.

“Con los cursos virtuales no tenemos limitaciones para compartirles técnicas para un mejor clima laboral, aprender a resolver conflicto y comunicarse dentro de las empresas. Algunos casos que vemos en los hospitales es porque la gente dentro de las empresas tiene gastritis, migraña, vive con mucho estrés y problemas que no sabe cómo resolver; Risaterapia les brinda diferentes herramientas para hacerlo de una manera diferente y divertida”.

Prevén aumento en casos de mediación al concluir contingencia sanitaria