Entre chismes y campanas 11 de mayo

100% UAQ

Que gracias a que la Facultad de Química de la UAQ y la Rectoría invirtieron 1 millón de pesos -y el Patronato de la institución aportó otros 500 mil- para la infraestructura que se requería, hoy la institución está en condiciones de ofrecer a la población en general la prueba para detectar el virus causante del Covid-19.

Esto representa una buena noticia, sobre todo porque se da justamente en el momento en el que atravesamos por la etapa más crítica en cuanto al número de contagios.

Pide rectora a AMLO no denostar

Por cierto, que en su cuenta de Facebook, la rectora de la UAQ, Teresa García Gasca, escribió: “En estos momentos nuestro presidente debe pensar en sumar, ¿qué sentido tiene atacar a quienes están trabajado sin cuartel en estos momentos? Es más digno reconocer el esfuerzo de quienes lo están dando todo en lugar de denostar”.

Esto, ante la molestia que generaron en el gremio médico -por ejemplo, el Colegio Médico de Neumólogos Pediatras, ha exigido ya una disculpa pública, además de ejercer su derecho de réplica en la misma conferencia matutina- las declaraciones del presidente de México el viernes pasado en su rueda de prensa.

Y es que López Obrador declaró, ante las críticas al subsecretario Hugo López-Gatell, que este está del lado del pueblo, “no a favor del mercantilismo, que desgraciadamente también llegó a predominar en el periodo neoliberal en todo lo relacionado con la salud, como se decía antes de los médicos, que solo buscaban enriquecerse, ¿no?, que llegaba el paciente y lo primero que hacían era preguntarle: ‘¿Qué tienes?’. ‘No, es que me duela acá, doctor’. ‘No, ¿qué tienes de bienes?’. Eso no es el doctor Alcocer ni Hugo López-Gatell, es otra cosa completamente distinta”.

¡Miserable sujeto!

Que la fiscalía del estado logró vincular a proceso -por el delito de robo específico- a la persona que el pasado 3 de mayo amagó a dos personas de la tercera edad al interior de su domicilio en la comunidad La Llave, San Juan del Río, para robarles dinero en efectivo y diversos artículos, tras engañar a uno de ellos con que le entregaría una despensa debido a la contingencia sanitaria.