En casa para evitar COVID-19… ¿Y la violencia doméstica?

La Unicef indicó que las pandemias mundiales, como la provocada por la diseminación del virus SARS-CoV-2, sitúan a las mujeres, niñas, niños y adolescentes en un mayor riesgo de violencia

Con el aislamiento en la vivienda -una de las medidas adoptadas para mitigar la propagación de COVID-19- la violencia doméstica se agrava, informó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés); incluso, el organismo internacional señaló que, antes de la pandemia, ya había evidencia de que el hogar es, regularmente, “el lugar más peligroso para una mujer y sus hijas e hijos”.

En la nota técnica “Protección de la niñez ante la violencia. Respuestas durante y después de COVID-19”, la Unicef indicó -además de lo anterior- que las pandemias mundiales, como la provocada por la diseminación del virus SARS-CoV-2, sitúan a las mujeres, niñas, niños y adolescentes en un mayor riesgo de violencia.

“El aumento de los niveles de estrés, la inseguridad económica y alimentaria, el desempleo y las restricciones de movimiento debilitan los factores de protección que contribuyen al incremento en los niveles de violencia doméstica”, puntualizó.

De acuerdo con la integrante del Centro Latinoamericano para la Paz, la Cooperación y el Desarrollo, Maricruz Ocampo Guerrero, la violencia en el hogar también está relacionada con la forma en que están estructuradas las familias, toda vez que en estas hay un dominio importante por parte del varón.

“(Tenemos) la escalera de violencia. En esa escalera de violencia, lo que ocurre es que uno domina sobre los demás y el siguiente en jerarquía domina sobre los que siguen. Entonces, muchas veces ocurre que mujeres que son violentadas por sus parejas, violentan a sus hijos; estos, a su vez, violenta el más grande al más chico, porque están viviendo en un entorno en el que así es la relación intrafamiliar”, explicó.

¿Protección en los hogares?

En México, la estrategia del gobierno federal para disminuir el riesgo de propagación del coronavirus comenzó oficialmente el 23 de marzo, bajo el nombre de “Jornada Nacional de Sana Distancia” (JNSD); entre los componentes de esta destaca el repliegue familiar en casa, consistente en mantenerse en el hogar para protegerse de COVID-19.

A partir de ese momento, el llamado de las autoridades fue constante: “Quédate en casa”; sin embargo, 13 días después, el 5 de abril, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, declaró que con el confinamiento se observó “un estremecedor repunte global de la violencia doméstica” cometida contra mujeres y niñas.

En el documento “Información sobre violencia contra las mujeres. Incidencia delictiva y llamadas de emergencia 9-1-1” -elaborado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en el que se da cuenta de las llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia familiar- se dio a conocer que, entre enero y abril de este año, a nivel nacional, se registraron 230 mil 757 llamadas de este tipo. Tan solo en abril se contabilizaron 60 mil 543 más que en el primer trimestre, que presentó un total de 170 mil 214 llamadas.

En el estado de Querétaro, continúa el SESNSP, se realizaron 8 mil 694 reportes a la línea de emergencias 9-1-1 en los primeros cuatro meses del año; de estos, 2 mil 536 corresponden únicamente a abril, ya que entre enero y marzo hubo 6 mil 158.

A pesar de la cantidad de llamadas -que no son denuncias ante la autoridad- las cifras de carpetas de investigación iniciadas por violencia familiar fueron menores. De acuerdo con el informe “Incidencia delictiva del fuero común 2020”, elaborado por el Secretariado, de enero a abril se abrieron 68 mil 468 carpetas por este delito en todo el país; mientras que, en la entidad queretana, se contabilizaron mil 228.

Ya dijo que no lo volverá a hacer…

La diferencia entre la cantidad de llamadas de auxilio y carpetas de investigación, mencionó Ocampo Guerrero, se debe a diversos factores; uno de ellos, enlistó, es que aun cuando la llamada se realiza por violencia familiar, al momento de hacerse la denuncia, el Ministerio Público asienta otros delitos, como lesiones o riña.

“Muchas mujeres, esto es cierto, desisten de denunciar, porque también tenemos atrás no solamente el hecho del temor por parte de ellas, sino una presión social muy importante, tanto de la misma familia: ‘Oye, cómo se te ocurre, es el padre de tus hijos’. La otra es la otorgadera de perdón, que cómo le encanta eso a los Ministerios Públicos, sobre todo para no judicializar: ‘Mire, señora, si ya sabe cómo es, pues perdónelo; ya dijo el señor que no lo va a volver a hacer’”, expuso.

Sin violencia familiar durante pandemia: AMLO

En torno a la lucha contra la violencia hacia las mujeres, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dijo el 20 de mayo que esta ha sido para ella “un compromiso de vida”, por lo que, aseguró, se ha tenido una red interinstitucional para dar respuesta al problema.

“Tenemos que reconocer que hay violencia en muchas ocasiones en contra de las mujeres”, sostuvo.

Esa misma fecha, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, mencionó que, pese a que se consideró que con la pandemia habría violencia intrafamiliar, esto no ocurrió.

“En una encuesta reciente se manifestó que una de las cosas que celebraba la gente, es que hubo un reencuentro familiar, un porcentaje considerable de las cosas buenas que nos deja este mal, esta pandemia. Entonces, se decía que iba a haber violencia intrafamiliar y no la hubo”, puntualizó.

México registra la mayor cantidad de muertes por COVID-19 en un solo día