Erróneo, finalizar la Jornada Nacional de Sana Distancia: especialista

El especialista Benito Escutia Castellanos aseguró que a la población no se le instruyó sobre el regreso a las actividades y para que identificara sus patrones de movilidad, por lo que, señaló, hubo una comunicación errónea en la estrategia federal

Con la declaración del término de la Jornada Nacional de Sana Distancia (JNSD) -estrategia del gobierno federal para mitigar la propagación del virus SARS-CoV-2, causante de COVID-19- y el anuncio del regreso a la “nueva normalidad”, la población pensó “en automático” que la pandemia culminó. Ambos mensajes, emitidos por la federación, reforzaron una idea errónea.

Así lo consideró el integrante del Comité Técnico de COVID-19 del Hospital Ángeles de Querétaro, Benito Escutia Castellanos, quien agregó que “el término de ‘fin de la Jornada de Sana Distancia’ es un término desafortunado en cuestión de la interpretación de la gente”; por lo tanto, puntualizó, las autoridades deben tener cuidado con lo que expresan, pues la interpretación es complicada.

“El subsecretario de Salud, (Hugo López) Gatell, dice que la sana distancia no se acaba, que se acabó la jornada; entonces, es un mensaje contradictorio. Definitivamente, creo que la idea de terminar la jornada es una idea errónea y hay que entender que no, definitivamente esto no se ha acabado, ni se va a acabar en mediano plazo ni a largo plazo. Tenemos un problema muy fuerte en frente y creo que generar confusión lo único que va a ocasionar es un aumento del número de casos”, sostuvo.

Abundó en que si en lugar de hablar del fin de una jornada se hubieran establecido medidas para saber cómo regresar a las actividades, el mensaje y su interpretación habrían sido diferentes. Añadió que a la población no se le instruyó sobre el regreso a las actividades y para que identificara sus patrones de movilidad, por lo que, señaló, hubo una comunicación errónea en la estrategia federal.

“El mayor problema en la federación es la mala comunicación, vuelvo al punto, si no te explicas correctamente, puedes generar confusión. En un tema tan delicado, generar confusión es generar riesgos altos de complicaciones, porque la gente no se va a cuidar, la gente va a decir que no lo cree, la gente va a estar convencida de que ‘me quieren ver la cara’, la gente puede decir ‘están mal, si el presidente sale y no le pasa nada’; o sea, todas esas señales son señales equívocas, que estropean un trabajo que puede ser real y bueno, como el que yo creo que, en un inicio, han estado intentado hacer en la federación, pero con una mala estrategia de comunicación, al grado que se peleó con los gobernadores”, manifestó.

Asimismo, dijo, desde un inicio se debió explicar a la ciudadanía el tema de las neumonías atípicas y considerarlas como casos sospechosos de COVID-19, pues eso derivó en que la gente creyera que se disfrazaron los diagnósticos.

“Es ganar tiempo”

Aun con los errores mencionados en la estrategia federal, Benito Escutia aseguró que esta no es errada en sus objetivos y en la identificación de casos de COVID-19; sin embargo, expuso que los lineamientos de la federación y los del estado difieren, en principio, en el control de daños, ya que, a diferencia del Gobierno de México, el del estado de Querétaro se preparó desde que tuvo conocimiento de los primeros casos.

Recordó que se reconvirtió el Hospital General de Querétaro, hubo pláticas con el Ejército Mexicano para abordar el tema del Plan DN-III, se distribuyó material y se aseguraron las bodegas de suministros; además de que comenzaron a integrarse los comités especializados en el tema, tanto en el ámbito público como en el privado, y se estableció la fórmula de “detectar-manejar-controlar”.

“Mientras nosotros estábamos preparándonos, creando la infraestructura, en la Ciudad de México permitieron el ‘Vive Latino’. ¿Y qué pasa, quién está ahorita saturado? (…) La relación tiene que estar sobre ‘ya tengo mi primer hospital saturado, voy más’, punto, y eso es lo que está haciéndose aquí en Querétaro bien, se está previendo. (…) Es ganar tiempo”, acotó.

En cuanto a la comunicación, el especialista manifestó que la entidad queretana puso en marcha un programa para dar acompañamiento a la ciudadanía en su regreso a las actividades, mediante una vocería que da orientación sobre los pasos a seguir.

Reconoció que otro acierto de la federación fue regular la aplicación de pruebas diagnósticas que no han demostrado su efectividad o que no sirven.

Días críticos

El especialista alertó que es probable que en los próximos días aumente el número de casos de coronavirus en el estado de Querétaro; por lo tanto, indicó, es necesario considerar que, con la movilidad actual de personas, podría haber una saturación en los nosocomios; incluso, previó que el Hospital General de Querétaro presente una ocupación mayor, sin embargo, acotó, no es posible determinar una fecha para que esto suceda.

“Tenemos vecindad cercana con estados muy complicados: Guanajuato, Michoacán, el Estado de México, Hidalgo y el centro de toda esta tormenta ahorita es la Ciudad de México. Yo le puedo asegurar que los casos, en los siguientes días, ojalá nos equivoquemos, pero va a haber mayor relación de saturación de hospitales con el número de la movilidad. Nosotros, aquí en Querétaro, lo hemos visto, tenemos poco más de mil casos; de esos mil casos, el 80 por ciento, poco más del 80 por ciento, se generaron en el último mes, eso implica que hubo mayor movimiento de gente y es cierto, lo hubo: estuvo el 10 de mayo, el Día del Niño, el día primero (de mayo)”, expuso.

Puntualizó que, por lo anterior, la población debe ser responsable en la implementación de las medidas sanitarias y estar atenta a la realidad, toda vez que, remarcó, el virus “llegó para quedarse” y aún no hay tratamiento ni vacunas.

“Vamos a tener que aprender nuevos hábitos, eso es definitivo, y lo siguiente que va a ocurrir es, creo que lo más importante, de nosotros depende no tener miedo, pero sí entender que si me cuido estoy siendo solidario con mi familia, con mi vecino; que si me cuido voy a ser solidario conmigo mismo”, expresó.

Mencionó que las siguientes dos semanas serán críticas para evaluar si se lograron establecer los primeros movimientos de apertura de actividades sin eventos graves.

Suman mil 134 casos y 130 muertes por COVID-19 en el estado de Querétaro