El camino en la defensa de ideologías no es la violencia: vicario

En días pasados la estatua de San Junípero Serra, ubicada en el parque Golden Gate de San Francisco, en Estados Unidos, fue derribada por un grupo de manifestantes que señalaron a diversos personajes históricos como racistas

Para el vocero de la Diócesis de Querétaro, Martín Lara Becerril, vandalizar monumentos y usar la violencia para defender ideologías no es el camino adecuado; esto lo dijo tras darse a conocer que la estatua de San Junípero Serra, ubicada en el parque Golden Gate de San Francisco, en Estados Unidos, fue derribada por un grupo de manifestantes que señalaron a diversos personajes históricos como racistas.

“Es algo muy lamentable porque, ciertamente, no solamente fue la de San Junípero Serra, fue la de Cristóbal Colón y otros que se derribaron bajo la idea de que fueron racistas, dentro de todo este movimiento que se ha hecho a nivel mundial acerca del racismo”, comentó.

El vicario lamentó que en los Estados Unidos el racismo se viviera de una manera muy fuerte, y que aún persistan algunos conflictos sociales, sin embargo, dijo que enjuiciar a personajes históricos 500 o 200 años después no es lo más adecuado, ya que forman parte de la historia y de la evolución de los pueblos.

“Son obras que ya son parte de la ciudadanía, son parte del engranaje social, pues es un atentado contra la cultura de un pueblo, aunque haya una causa justa. Creo que el camino no es el vandalismo, no es la violencia. Todos tenemos el derecho de poder manifestar en lo que no estemos de acuerdo o defender valores, pero el camino no es la violencia”, explicó.

En Querétaro, dijo, no se tiene riesgo de que estos monumentos se vean afectados debido a que no son marcados los grupos de lucha antirracial, por lo que no considera necesario tener que proteger las estatuas de San Junípero Serra que hay en la capital y toda la zona serrana.

“Aquí en México yo considero que no hay ningún movimiento racista como tal, aquí lo que nosotros hemos visto en México son los casos como el de Giovanni y los otros que sufrieron atentados por parte de las policías; no se trata de racismo sino de otro tipo de problema, se trata del abuso de fuerza o de otras cosas. El tema no es el racismo”, concluyó.