“No nos peleamos, somos amigos y vamos a seguir siendo amigos”. AMLO a Trump

Al recibir al presidente Andrés Manuel López Obrador en la Casa Blanca, Donald Trump sostuvo que la colaboración bilateral entre México y Estados Unidos “jamás había sido tan estrecha”

En el marco de su primer viaje internacional, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo que “fallaron los pronósticos” sobre su visita oficial a la ciudad de Washington para reunirse con su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, ya que “no nos peleamos, somos amigos y vamos a seguir siendo amigos”.

La primera visita del mandatario mexicano a la capital estadounidense estuvo marcada por la entrada en vigor -el pasado 1 de julio- del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el cual fue calificado por ambos gobernantes como el inicio de una nueva era en la relación trilateral entre los países de América del Norte.

Tras haber depositado ofrendas florales en el Monumento a Lincoln y la estatua de Benito Juárez, el político tabasqueño fue recibido por el inquilino de la Casa Blanca, en la Oficina Oval, los presidentes sostuvieron una reunión privada durante media hora. Posteriormente, encabezaron un encuentro con sus comitivas en el Salón del Gabinete.

“México se convirtió en el mayor socio comercial de Estados Unidos por primera vez en 2019. Todos los días, mercancías con valor de 1.6 mil millones de dólares cruzan nuestra frontera, apoyando directamente a empresas, empleos y trabajadores mexicanos y estadounidenses”, reza la declaración conjunta firmada por ambos mandatarios norteamericanos en el Jardín de las Rosas.

Previamente, López Obrador y Trump intercambiaron bates de beisbol como regalo en el Despacho Oval; mientras tanto, se confirmaba la noticia de la captura con fines de extradición del exgobernador de Chihuahua, César Duarte, en la ciudad de Miami, Florida, por el presunto desvío de mil 200 millones de pesos.

“Como en los mejores tiempos de nuestras relaciones políticas, durante mi mandato como presidente de México, en vez de agravios hacia mi persona y lo que estimo más importante, hacia mi país; hemos recibido de usted comprensión y respeto. Algunos pensaban que nuestras diferencias ideológicas habrían de llevarnos de manera inevitable al enfrentamiento; afortunadamente, ese mal augurio no se cumplió. Y considero que hacia el futuro no habrá motivo ni necesidad de romper nuestras buenas relaciones ni la amistad entre nuestros gobiernos”, enfatizó el presidente de México.

El presidente de Estados Unidos destacó que la relación entre México y la Unión Americana “jamás había sido tan estrecha”, ya que la cooperación entre ambas naciones no se limita al comercio; sino que incluye colaboración para enfrentar el tráfico de drogas, el trasiego de armas, la trata de personas, la migración irregular y el COVID-19.

AMLO y Donald Trump se reúnen en la Casa Blanca