Trump defiende manejo de pandemia en Estados Unidos y acusa a México por no ayudar

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, señaló que países como Brasil y México también han sido afectados por la pandemia de COVID-19, pero no se les menciona en los medios de comunicación

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió su manejo de la pandemia de COVID-19 e insistió que se han visto afectados otros países a los cuales no se les menciona en los medios de comunicación, como es el caso de México y Brasil.

“No se trata de este país, son muchos países. No hablan de otros lugares en las noticias, no hablamos de México y Brasil y de algunas partes de Europa donde llegó el virus antes que a nosotros”.

En una entrevista transmitida este domingo por Fox News Sunday, Trump comentó que México no ha ayudado a mitigar los contagios.

“¿Por qué no hablan sobre México? Que no nos está ayudando, sólo diré gracias a Dios que he construido gran parte del muro, porque si no tuvieramos el muro, tendríamos un problema más grande con México”, dijo el presidente republicano.

Pese a que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió que el coronavirus estaba en camino a ser controlado, Florida informó este fin de semana sobre 12 mil casos de COVID-19.

Las muertes por el coronavirus en el país superaron las 140 mil desde el inicio de la pandemia y Florida, California, Texas y otros estados del sur y oeste baten récords todos los días. A pesar de los niveles de nuevos casos, el gobierno estadounidense presiona para que las escuelas reabran en pocas semanas y se resiste al mandato federal de usar mascarillas en público.

Estados Unidos, con 3.7 millones de casos en total, tiene casi tantas infecciones como los siguientes tres países más afectados: Brasil, India y Rusia.

“Tenemos brasas y tenemos llamas. Florida se volvió más parecida a una llama, pero está… va a estar bajo control”, dijo Trump en la entrevista, donde reiteró su afirmación de que el virus eventualmente desaparecerá.

“Tendré razón eventualmente”, afirmó. “Va a desaparecer y tendré razón”.

Expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han advertido que los casos y las muertes podrían aumentar este otoño e invierno boreal. Casi los 20 modelos de pronóstico utilizados por los CDC proyectan un incremento de los decesos en las próximas semanas.

A través de Estados Unidos, cada métrica para medir el brote va en la dirección errónea: aumento de casos, muertes, hospitalizaciones y tasas de positividad de los resultados de las pruebas.

Al menos 14 estados han informado hospitalizaciones récord de coronavirus en lo que va de julio, incluidos Alabama, Arizona, Georgia, Florida, Carolina del Norte, Nevada y Texas.

Trump dijo que no estaba de acuerdo con el director de los CDC, Robert Redfield, en que este otoño e invierno será uno de los momentos más difíciles en la salud pública estadounidense, a medida que los hospitales se ocupan de la gripe estacional además de los casos de COVID-19. “No lo sé y no creo que él lo sepa”, aseguró.

El mandatario también afirmó que el Doctor Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno, era “un poco alarmista”.

Fauci ha advertido que los casos pronto podrían superar los 100 mil al día si los estadounidenses no se unen para tomar las medidas necesarias para detener la propagación del virus. El país tiene un promedio de 60 mil nuevas infecciones por día e informó un aumento récord en un día de 77,299 el jueves.

En lugar de ampliar las pruebas, el gobierno de Trump quiere bloquear 25 mil millones de dólares para que los estados realicen pruebas y rastreo de contactos, según reportes de The Washington Post y New York Times. La Casa Blanca declinó el domingo hacer comentarios a Reuters sobre esos informes.

Los estadounidenses escuchan primero al Dr. Fauci que a Trump en temas sobre COVID-19