Esta es la forma correcta de lavar tu cubrebocas

Los cubrebocas reutilizables o de tela se deben lavar o desinfectar con agua caliente, detergente o jabón y una pequeña cantidad de cloro

El uso de cubrebocas es una medida elemental para contribuir a desacelerar la propagación del COVID-19, cuando se le combina con el lavado frecuente de manos, el estornudo de etiqueta y la sana distancia.

De acuerdo con las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, se debe usar cubrebocas en entornos públicos si se está con otras personas, especialmente cuando sea difícil mantener las otras medidas de distanciamiento social recomendadas. Estos pueden ser desechables o lavables.

Así, por el constante y obligatorio uso de este producto sanitario es posible que ya tengas al menos uno o dos que sean lavables, por lo que es imperativo asearlo, de preferencia luego de cada uso.

Además, es importante saber retirarse el cubrebocas de manera correcta y lavarse las manos después de manipularlo:

  • Lava tus manos antes de colocártelo
  • Úsalo de tal manera que le cubra la nariz y la boca, y asegúrelo por debajo de la barbilla
  • Usa uno que se ajuste a los lados de la cara
  • Asegúrate de poder respirar con facilidad

Para retirarlo:

  • Desata las tiras detrás de la cabeza o estira las bandas para las orejas
  • Manipúlalo solo mediante las tiras o bandas para las orejas
  • Pliega los extremos externos
  • Evita tocar ojos, nariz y boca al quitarlo, y lava tus manos

Puedes lavar tu cubrebocas en la lavadora:

Usa detergente para ropa habitual y la temperatura de agua máxima permitida para la tela de la que está confeccionado tu cubrebocas.

También puedes lavarlo a mano:

Prepara una solución con cloro:

  • 5 cucharadas (1/3 de taza) de cloro de uso doméstico por galón de agua a temperatura ambiente o
  • 4 cucharadas de cloro de uso doméstico por cada cuarto de agua a temperatura ambiente
  • Revisa la etiqueta para confirmar si el cloro es apto para desinfección. Algunos blanqueadores con cloro, como los diseñados para usar de manera segura sobre ropa de color, posiblemente no sirvan para desinfectar. Verifica que el cloro no esté vencido. Nunca mezcles el cloro con amoníaco ni con otros productos de limpieza.
  • Deja remojando el cubrebocas en la solución por 5 minutos.
  • Enjuaga bien con agua fría o a temperatura ambiente.
  • Asegúrate de secarlo por completo después de lavarlo.

Puedes secar tu cubrebocas en la secadora o al aire libre:

  • Usa la temperatura máxima y déjalo en la secadora hasta que esté completamente seco o
  • Déjalo extendido hasta que esté completamente seco. Si es posible, colócalo directamente al sol.

Con información de Agencias