Profeco revela de qué están hechos los cubitos de caldo de pollo

pollo

En el último análisis realizado por el Laboratorio Nacional de Protección al Consumidor se evaluaron 24 productos correspondientes a 21 caldos de pollo (11 en polvo y 10 en cubo) y 3 consomés de pollo (2 en polvo y 1 cubo)

En todas las cocinas de México se utilizan los cubitos de caldo o consomé de pollo, para sazonar los platillos que en ellas se preparan, sin embargo, es poco el interés por saber de qué están hechos y si verdaderamente contienen pollo.

Al respecto, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) explicó que estos productos están regidos por la Norma Mexicana NMX-F-603- NORMEX-2003, Alimentos-Caldo y consomé de ave, res, tomate y ave, camarón y de otras denominaciones en presentaciones de granulado, polvo, tabletas o cubos.

Esta norma describe que:

“El caldo de ave debe tener un mínimo de 6 por ciento de proteína total. El producto reconstituido debe contener 50 mg/l de nitrógeno proveniente de la carne” (es la forma de medir la proteína cárnica presente, por estar conformada por nitrógeno), y por lo menos 400 mg/l de grasa de ave, pudiendo estar adicionado también con otras grasas diferentes al ave de que se trate”.

“El consomé debe contener un mínimo de 800 mg/l de grasa de ave en producto reconstituido y un mínimo de 7.4 por ciento de proteína total en el producto deshidratado. (100 mg/l de carne deshidratada en consomé reconstituido) lo cual significa un contenido menor que el exigido para los caldos”.

Así, en el último análisis que el Laboratorio Nacional de Protección al Consumidor realizó sobre estos productos en 2017, se descubrió que los cubos de caldo de pollo tienen como primer ingrediente sal y que, dependiendo de la marca, el consumo en 250 ml de caldo preparado varía de 1.36 a 3.43 g.

En cuanto a su contenido de grasas saturadas, también dependiendo de la marca y el tipo, contienen de 0.03 a 0.80 g por 250 ml de producto preparado.

Asimismo, la Profeco resaltó que por su composición, carecen de aporte significativo de nutrientes, pues en 250 ml de producto preparado proporcionan de 0.19 a 0.69 g de proteínas y de 0.16 a 0.55 g de grasa, que no son totalmente de origen cárnico, ya que también se adicionan proteínas y grasas vegetales.

Además, afirma que estos productos también contienen glutamato monosódico, potencializador del sabor que aumenta el contenido de sodio en el producto final.

En conclusión, el caldo de pollo en polvo o cubos en realidad es 1% de pollo y 99% de muchos otros aditivos y químicos que justamente hacen que la comida sepa mejor.

Con información de Agencias

Profeco exhibe marcas de jamón que mienten en su etiquetado