Semana de clásicos

Este no será un fin de semana cualquiera, pues se disputa el Clásico Regio y el Joven, ambos sin aficionados, una característica que podría reflejarse en la cancha

El Clásico Regio es uno de los que se juega con mayor intensidad: no importa cómo llegan los equipos al enfrentamiento, siempre juegan a ganar y, más que los tres puntos, buscan mantener su orgullo en alto.

Tanto Monterrey como Tigres cuentan con delanteros que en cualquier jugada hacen la diferencia, por lo que estos encuentros casi nunca terminan en empate y, si lo hacen, acaban al menos con un par de goles.

Además, Tigres es el equipo más ganador de los últimos 10 años en México, con cinco títulos, por dos de Monterrey. También destaca que los dos equipos cuentan con las dos plantillas más caras del torneo.

Por otra parte, el partido entre Cruz Azul y América, este fin de semana, llega con unas Águilas motivadas, luego de dar cuenta de Chivas en el Clásico Nacional, mientras que La Máquina viene de una victoria sobre Mazatlán.

La rivalidad entre ambos equipos comenzó a partir de la final de 1972, en la que Cruz Azul derrotó a las Águilas por 4-1.

El enfrentamiento fue bautizado como Clásico Joven en los 80, por el periodista Gerardo Peña Kegel, quien señala: “Nada más puse el adjetivo. Fue una ocurrencia, ni lo pensé (…) este clásico lo hicieron los Marín, los Flores, los Quintano, los Cárdenas, Carlos Reinoso, Enrique Borja; ellos son verdaderamente los clásicos y quienes lo robustecen son los aficionados al futbol”.

Aunque también destaca que mencionó el nombre porque en 1980, ambos equipos tenían jugadores muy jóvenes, entre los que destacaban Rafael Toribio, Guillermo Mendizabal, Sergio Rubio o Adrián Camacho, por parte de Cruz Azul; y Héctor Miguel Zelada, Mario Trejo, Alfredo Tena o Cristóbal Ortega, en el América.