Consejo de Seguridad se reúne de urgencia por combates entre Armenia y Azerbaiyán

El Consejo de Seguridad de la ONU analizará a puerta cerrada el conflicto bélico desatado entre Armenia y Azerbaiyán por el control de la región separatista de Nagorno-Karabaj

El Consejo de Seguridad de la ONU convocó para el día de hoy una reunión de urgencia a puerta cerrada sobre la región de Nagorno Karabaj, golpeada el fin de semana por violentos combates entre Azerbaiyán y los separatistas armenios.

La reunión fue solicitada por Bélgica a raíz de una iniciativa de Alemania y Francia, según las mismas fuentes.

Desde el domingo fuerzas del enclave separatista de Nagorno-Karabaj, apoyadas política, militar y económicamente por Armenia, luchan contra tropas de Azerbaiyán en los combates más mortíferos desde el 2016.

El mismo domingo, Estonia, miembro no permanente del Consejo, subrayó la necesidad de convocar una junta sobre la crisis. El Reino Unido se unió a la petición europea.

Según los diplomáticos, una declaración podría ser publicada al final de la reunión, ya sea por el Consejo de Seguridad o por los miembros europeos del órgano, si no se llega a un consenso con los demás socios.

Los enfrentamientos del fin de semana dejaron al menos 95 muertos, entre ellos 11 civiles: nueve en Azerbaiyán y dos en el lado armenio.

Este estallido en Nagorno-Karabaj hace temer una guerra abierta entre Azerbaiyán y Armenia en el Cáucaso Sur, donde Turquía y Rusia compiten por imponer su influencia.

Ayer, continuaban los cada vez más violentos combates, mientras el presidente turco Recep Tayyip Erdogan alimentó los temores de una escalada con un discurso combativo en apoyo de Azerbaiyán.

Azerbaiyán, país de habla turca de mayoría chiíta, exige el retorno bajo su control de Nagorno-Karabaj, una provincia montañosa poblada principalmente por armenios cristianos, cuya secesión en 1991 no fue reconocida por la comunidad internacional.

Armenia y Azerbaiyán mantienen combates con Rusia y Turquía a la expectativa