Primer paciente que se curó de VIH muere en California por cáncer recurrente

Como consecuencia de un recurrente cáncer en la sangre, Timothy Ray Brown, quien fue el primer paciente que logró curarse del VIH, murió en una residencia de su natal Palm Springs, California

Timothy Ray Brown, la primera persona que consiguió curarse del Virus de Inmunideficiencia Humana (VIH) en todo el mundo tras haberse sometido a un inusual y novedoso trasplante de médula ósea en Alemania, murió en California, Estados Unidos, como consecuencia de un recurrente cáncer.

“Con tristeza, les anuncio que Timothy ha fallecido acompañado por mí y sus amigos después de una batalla de cinco meses contra la leucemia”, informó su pareja Tim Hoeffgen por medio de una publicación en su perfil de Facebook. Asimismo, afirmó que Timothy Ray Brown fue su “héroe” y “la persona más dulce del mundo”.

El hombre nacido el 11 de marzo de 1966 fue conocido como “El paciente de Berlín”, después de que el VIH desapareciera de su cuerpo a raíz de un tratamiento médico llevado a cabo en la capital alemana en 2007.

Su caso ha representado una inspiración y una esperanza para toda una generación de pacientes y especialistas, quienes mantienen la mira puesta en algún día encontrar una cura que ponga fin a la pandemia causada por el Síndrome de Inmunodefiencia Adquirida (SIDA).

“Estamos muy agradecido a Timothy y a su médico, Gero Huetter, por abrir la puerta a que los científicos exploren el concepto de que la cura para el VIH es posible”, declaró Adeeba Kamarulzaman, quien es la presidenta de la Sociedad Internacional de SIDA.

En 1995, Timothy Ray Brown fue diagnosticado con VIH cuando vivía en Alemania y, en 2006, también le fue detectado un tipo de cáncer en la sangre conocido como leucemia mieloide aguda.

Aunque el paciente se mantuvo libre de VIH durante más de una década luego de haber recibido tratamiento especializadlo en el país europeo, padeció una recaída de su leucemia en 2019. Sus médicos señalaron que el cáncer en la sangre se había esparcido tanto a su columna vertebral como a su cerebro. Pasó sus últimos días en una residencia de su natal Palm Springs, California.

“Tengo el corazón roto porque mi héroe se ha ido. Tim era realmente la persona más dulce del mundo”, agregó Tim Hoeffgen, quien añadió que Timothy Ray Brown había hecho de su vida el trabajo de contar la historia de la curación del VIH y “se convidó en un embajador de la esperanza”.

Fallecen 3 pacientes VIH por depresión y abandonar tratamiento: COIVIHS