Llamadas de instituciones financieras: una pesadilla

Cuentahabientes se quejan porque les llaman hasta en 10 ocasiones para ofrecerles tarjetas de crédito e incluso les marcan en horarios inoportunos

Instituciones bancarias ofrecen diversos servicios, como la entrega de tarjetas de crédito a través de diversas vías, pero la forma más común es a través de llamadas telefónicas por parte de un ‘call center’, lo que por lo general resulta molesto y llega a convertirse en una pesadilla para los clientes, debido a que hay a quienes incluso les llaman hasta en 10 ocasiones al día.

Este es el caso de María Antonieta López Ibarra, quien reconoció que al principio ella era muy tolerante cuando le llamaban por teléfono para ofrecerle una tarjeta de crédito, pues sabía que la persona del otro lado del auricular estaba haciendo su trabajo.

“La verdad es que traté de ser comprensiva, pero mi límite llegó a tope en una ocasión en la que, en serio, no te miento, pero en un día llegaron a llamarme entre ocho y 10 veces, y aunque les decía que ya me habían llamado y que no me interesaba el servicio, les valía y seguían llamándome”.

Refirió que es desesperante, porque en ocasiones está muy ocupada y la persona que le llama le ruega para darle información.

“Cuando le digo que no me interesa adquirir una tarjeta, me dice la persona que me llamó: ‘no le interesa porque no conoce nuestra oferta’, y efectivamente no la conozco y no me interesa endeudarme con la anualidad de una tarjeta que no pedí”.

Detalló que normalmente le llaman para adquirir una tarjeta de American Express o Scotiabank y dijo desconocer cómo es que instituciones bancarias con las que no tiene contacto obtienen sus datos personales.

“Yo solo manejo una cuenta con Bancomer y ni siquiera es de crédito, y aunque en ocasiones sí me veo en la necesidad de obtener un préstamo, prefiero no endeudarme con una tarjeta de crédito, porque además cobran la anualidad”.

Bloquear los números no es suficiente

Aleida Franco Aguirre reveló que ella normalmente no contesta números telefónicos que no conoce por una cuestión de seguridad, pero como tiene familia en diferentes estados del país, sí lo llega a hacer cuando son insistentes.

“Ya cuando de plano son muy insistentes y -sobre todo- es del mismo número, termino por contestarles, pero cuando ya me dicen ‘soy fulano de tal, ¿cómo se encuentra el día de hoy?’, ya sé que es para ofrecerme una tarjeta de crédito”.

Explica que procura escucharlos el primer minuto, pero después los interrumpe y les dice que les agradece, pero que por el momento no le interesa adquirir ninguna tarjeta de crédito; sin embargo, ante la insistencia, termina por colgar la llamada y bloquear los números.

“Cuando cuelgo la llamada, bloqueo el número, pero no sirve de mucho, porque finalmente terminan llamándome de otro e incluso ya con lada de aquí de Querétaro y por el negocio que tengo, contesto, y me explican que es para ofrecerme una tarjeta de crédito”.

Subrayó que, sin temor a equivocarse, tiene unos cuatro números con lada de fuera bloqueados y dos más con números locales.

“En ocasiones sí es desesperante que aunque les dices infinidad de veces que no te interesa contratar otra tarjeta, sigan insistiendo o no pasen el reporte desde la primera vez diciendo que no te interesa y que sigan insistiendo”.

Llaman sin importar la hora

Horacio Rentería Esquivel dijo que lo que más le saca de quicio es que las personas que ofrecen este servicio le han llegado a llamar en un horario muy inoportuno.

“En ocasiones me he tenido que levantar de la cama (7:00 horas) para contestar la llamada pensando en que puede ser una urgencia o un familiar, pero cuando ya lo hago, me doy cuenta que es personal de los bancos y le cuelgo”.

Señaló que no solo es el horario en el que llaman, sino que tampoco respetan el hecho de que los domingos la gente está descansando.

“Me han llegado a llamar a las siete de la mañana entre semana, pero también los fines de semana y es realmente molesto, porque son días en los que uno trata de descansar o simplemente despertar más tarde”.

Mencionó que ha ido personalmente a la sucursal del banco que le ofrece la tarjeta de crédito para pedir que no llamen más a su casa, pero de nada ha servido porque lo siguen haciendo, por lo que ahora desconecta el teléfono de su casa y su celular lo pone en vibrar para que no lo molesten.

Condusef da opciones a usuarios

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) cuenta con herramientas que les sirven a los usuarios para evitar este tipo de llamadas, por lo que es importante conocer el proceso para bloquearlas, señaló Jorge Damián Negrete Neri, delegado de la dependencia federal en Querétaro.

Detalló que la institución cuenta con el Registro Público de Usuarios (Reus), el cual se caracteriza por contar con un padrón de usuarios de servicios financieros que no desean recibir información relacionada con la venta de productos de dicho sector.

“Los usuarios deben ingresar a nuestro portal de Internet, registrar su teléfono celular y el de su casa, así como sus correos electrónicos a efecto de que no reciban promociones de determinadas instituciones financieras y establecer de quién sí quieren recibirlas; entonces, nuestros usuarios se dan de alta en este portal y las instituciones están obligadas a no volverles a ofrecer el producto”.

Aseveró que otra herramienta con la que se cuenta es el Registro de Despachos de Cobranza (Redeco), que es para aquellas instituciones o despachos que realizan gestiones de cobro en horarios y tomando actitudes que no deben.

“Si bien se puede cobrar, pero bajo ciertos lineamientos y si hay algún tipo de omisión en este sentido, pueden registrarse y meter una reclamación a través de nuestro portal electrónico; ahora que está específicamente cuidando la sana distancia, pueden utilizar estos registros para hacer valer sus inconformidades”.

Dijo desconocer el número de quejas de queretanos que han recurrido a la Condusef para este tema, porque el registro se hace a través del portal de Internet.

“No tenemos una estadística, porque nuestro registro es a nivel nacional y ahí se pueden dar de alta todos los usuarios del territorio nacional; no es un control como unidad de atención que podamos tener, porque la información se centraliza”.