Habilita y rehabilita con y’u®

Si tienes un dolor crónico o eres mamá o papá de una persona que lo tiene y quieres saber cómo salir de esto, o eres terapeuta y quieres que tus pacientes lleguen a una solución real desde el origen, basada en la ciencia, debes tomar esta certificación

Por Sofía Pérez Pavón Vela
Creadora del método y’u®

Habilitar significa hacer a una persona o cosa apta y, para lograr esto, en el método y’u® les enseñamos a nuestros pacientes a hacerlo de manera integral, sin dolor, uniendo muchos conceptos y elementos para que cuerpo, mente y emociones funcionen a la vez, haciendo que el sistema central nervioso tienda a poner esta actividad en primera plana y quiera repetirla.

Muchas veces me pregunto por qué los sistemas que habilitan y rehabilitan se efectúan con dolor… Me refiero a que hasta el más experto te habilita de manera que le exige a tu cuerpo periodos de dolor para poderte curar: si quieres que ese brazo se mueva, te va a tener que doler…

A mí se me paran los pelos de terror al saber que llevamos cientos de años aprendiendo que debemos soportar el dolor para curarnos y te tengo noticias: tu sistema está diseñado de tal manera que si lo haces satisfactorio y le das un sentido que a ti te interese, te vas a curar sin dolor y tu sistema va a tender a hacerlo en automático.

Tenemos un sistema que todo lo automatiza: por ejemplo, cuando te sientas o caminas, tú ya no piensas en el “uno, dos, tres” para poder realizarlo; tu cuerpo solito lo hace. Si te enseño a mover ese brazo o pierna o columna (cualquier parte donde tengas lesión) de manera satisfactoria, que no solamente no tengas dolor, sino que se sienta rico, tu cerebro va a tender a automatizarlo y además crecerá esa necesidad no solo cuando te habilitas o rehabilitas, sino en todo momento.

La mayoría de los métodos en forma de ejercicio que se trabajan ahora con fisioterapia, vienen de largos estudios científicos, con pruebas contundentes; sin embargo, por la forma en que llevamos años creyendo que sin dolor no hay cura, la mayoría de estos duelen (algunos no).

Por ello, abrimos un curso intensivo de 22 horas para todas las personas que quieran aprender de manera fácil, precisa y satisfactoria a eliminar el padecimiento de origen, basándose en la ciencia, y le sumamos nuestra filosofía para que entres en la estadística que tenemos en Centro y’u® de 96 por ciento de éxito, en que el dolor no solamente no regresa, sino que tu cuerpo lo va a hacer óptimo, por lo que se automatizará tu propio sistema y quitará el padecimiento o dolor desde el origen.

Si tienes un dolor crónico o eres mamá o papá de una persona que lo tiene y quieres saber cómo salir de esto, o eres terapeuta y quieres que tus pacientes lleguen a una solución real desde el origen, basada en la ciencia, debes tomar esta certificación, que se llevará a cabo el 6, 7 y 8 de noviembre en la Torre Médica del San José, viernes de 16:00 a 20:00, sábado y domingo, de 8:00 a 18:00 horas.

Ahora, quiero que sepas desde ya cómo puedes verdaderamente ser más saludable y vivir alejado del dolor, a través de lo que te he estado contando.

Williams publica por primera vez un programa de ejercicios muy específico para liberar el dolor de espalda baja, hace muchas pruebas en un grupo de hombres y mujeres por separado, y logra valorar qué tan valioso puede ser ejercitarlo de esta manera, con estos le da movilidad y lubricación a esta zona de la columna, desarrollando músculos abdominales y glúteos, además de isquiotibiales (la parte posterior del muslo).

Tomamos de referencia exactamente lo que hace Williams y lo temporalizamos, entendiendo que nuestra cinética y movilidad se ha modificado mucho desde 1937; por otro lado, lo caracterizamos con uno de nuestros personajes, le aumentamos un flujo respiratorio que dé una mejor capacidad de activar los movimientos; en y’u® siempre trabajamos con la fascia.

Te recomiendo mucho estos ejercicios, porque esta zona provoca dolor por estar tanto tiempo sentados.

1) Vas a acostarte boca arriba, flexionas las piernas, primero una y luego la otra, respiras imitando el mar: inhalando cuando la ola se va a la profundidad, exhalando cuando truena suave; lo haces nariz, nariz, y poco a poco empujas con tus pies, para que tu espalda baja empiece a acercarse al suelo y te quedas dos respiraciones, despresurizas tus pies y repites cinco veces.

2) Vuelves a entrar en retroversión de caderas (cuando tu columna se acerca vértebra por vértebra al suelo) y vas separándote del suelo, tus huesos púbicos (enfrente entre tus piernas) suben siempre desde el empuje de la bola de tus pies (la parte interna debajo del dedo gordo).

3) Pon puntas y quédate cinco respiraciones.

4) Y baja vértebra por vértebra hasta llegar al suelo en retroversión.

Realízalos todas las mañanas antes de levantarte y repite del paso uno al cuatro, cuatro veces.

Para más informes, comunícate con nosotros al 442-747-5943; quedamos a tus órdenes.