Entre chismes y campanas 28 de junio

Acabaron las campañas y se supone que las horas que transcurren hasta el próximo domingo, son para la reflexión y el análisis por parte de los ciudadanos sobre en qué sentido emitir el voto.

Sin embargo, si bien no escucharemos ya promesas de todo tipo (muchas viables y otras absolutamente inverosímiles), sí seguiremos siendo testigos de acusaciones abiertas meramente mediáticas o ante autoridades electorales; otras encubiertas, ‘por debajo del agua’ o ‘bajita la mano’…

Por ejemplo, luego de que la dirigencia estatal de Morena denunció la presunta compra de votos en los municipios donde gobierna el PAN, el dirigente estatal del PAN, Miguel Ángel Torres Olguín, rechazó el señalamiento.

En un comunicado, líder panista aseguró que el PAN no es igual al PRI ni a Morena, “nosotros no ganamos comprando el voto, nosotros ganamos con propuestas. Ese siempre fue nuestro objetivo y siempre respetando la ley” y anticipó que su representante ante el Instituto Electoral de Estado de Querétaro (IEEQ) pedirá a este que investigue las acusaciones y se actúe conforme a Derecho.

Torres Olguín reviró: “ante la falta de pruebas, es evidente que este engaño forma parte de una guerra sucia orquestada por Morena y el PRI -ahora aliados-, porque en 45 días de campaña no lograron convencer a los queretanos y ahora buscan desacreditarnos a base de mentiras y engaños, y de eso, los ciudadanos ya están hartos”.

Y es que el dirigente de Morena en Querétaro, Carlos Peñafiel Soto, aseguró –en rueda de prensa- que la compra de votos en el municipio de Querétaro se cotiza entre los mil y mil 500 pesos, y entre 500 y mil pesos en la zona serrana.

De manera paralela, Jerónimo Sánchez del Movimiento Magisterial de Bases en el estado de Querétaro, aseguró que maestros y militantes de Morena se conducirán con civilidad, sea cual sea el resultado de la jornada electoral y que no habrá violencia en las calles, aunque advirtió que “el que sean pacíficos no quiere decir que sean dejados” por lo que defenderán el voto.

En este contexto, lo importante es que los mexicanos recordemos que en nuestras manos está nuestro futuro y que debemos decidir con libertad y responsabilidad, porque este país no es propiedad de la clase política… ¡nos pertenece a los mexicanos!