El teléfono descompuesto

Un rumor es una declaración no verificada oficialmente pero que se plantea para ser creída por amplios grupos de la población. El rumor es una narración, corta o larga, que se relaciona con hechos cotidianos, creíbles o factibles, que se relacionan con epidemias, desastres naturales, actividad política, dinámica familiar, espectáculos, etcétera.
Hay muchos estudios que buscan esclarecer las motivaciones particulares de las personas que se dedican a difundir rumores y la ingenuidad de la mayoría al caer víctima de él. Gran parte de la información que comunicamos cotidianamente es solo chismes ociosos, que no siempre son inocentes y que nos permite cumplir con un diálogo necesario para socializar. Esto es, existe interés en saber lo que acontece y de contarlo después, sin que falten los elementos de nuestra propia imaginación. La última noticia despertará el interés de la mayoría, si lleva consigo la ilusión de aclarar la incertidumbre y el calmar la ansiedad que provoca el miedo a lo desconocido.
El rumor es un problema social cuando la avidez de noticias por un evento determinado estimula la imaginación creando alarmas innecesarias o vagas esperanzas. Es una amenaza para el equilibrio emocional, pues siembra el odio y la rivalidad entre la gente. Muchas veces provoca la solidaridad pero al mismo tiempo fortalece las individualidades con el afán de sobrevivencia. El rumor se distorsiona con las sucesivas interpretaciones subjetivas y los intereses de cada uno, para terminar siendo algo totalmente diferente a lo que fue en un inicio. Las personas tienen la tendencia a modificar lo que oyen cuando lo difunden aunque la fuente del rumor sea fidedigna. Como sucede con la dinámica del “teléfono descompuesto”, al dispersarse a través de muchos individuos, pierde su categoría de autenticidad para transformarse en algo diferente, confuso y risible.
El impacto de todo rumor se cumple cuando se trata de algo importante para la mayoría, procura una descarga emocional en forma inmediata al proporcionar alivio mediante una salida verbal. En el caso de la pandemia del Covid-19, se ha experimentado un alarmante temor en la población frente a la posibilidad de padecer o contraer la enfermedad.
Las personas con características de ansiedad, crisis de pánico, hábitos obsesivos compulsivos o hipocondria, probablemente experimenten una mayor intensidad de sus síntomas, se ubican en una postura de hiperviglancia o en un episodio de crisis. El estado de alerta y ansiedad son mecanismos que se ponen en juego frente al riesgo y es entendible que el temor aumente.
El problema no es sentir preocupación al respecto, sino sus consecuencias, como tener miedo al miedo, que paraliza, impide seguir, pensar y avanzar con asuntos cotidianos.
Ante el escenario de pandemia que estamos viviendo, se establece que este miedo cobre dimensiones incalculables, se transforme en pánico y escale cada vez más limitando a la persona aún mucho más de lo que puede hacerlo en estado de cuarentena.
Por ello, ante esta situación, los profesionales de la salud mental estamos actuando para contener emocionalmente y brindando el apoyo y la información adecuada. Así, el Colegio Estatal de Psicólogos de Querétaro y su Federación Nacional (Fenapsime) han implementado un Plan Estratégico de Respuesta y Atención ante la contingencia del Covid-19, que se coordinará con el Consejo Nacional de Salud Mental del gobierno federal.
Es importante que la población atendida continúe sus terapias psicológicas especialmente en este periodo, y quienes acudan por primera vez, sin costo alguno, reciban la asistencia profesional, ética y responsable de un grupo numeroso de psicólogas y psicólogos, quienes, en todo momento, guardarán confidencialmente sus datos y la información que resulte. Ya sea vía on-line o mediante llamada telefónica, estaremos en la mejor disposición para escuchar a la población.

* Presidente del Colegio Estatal de Psicólogos de Querétaro, AC.
Hoy martes, por Coepsique Facebook Live, 7 pm, estaremos en ESCUCHA